martes, 27 de septiembre de 2016

La colección Dumas en la Biblioteca Nacional de Francia en París

La Biblioteca Nacional de Francia es una de las bibliotecas más importantes del mundo. Tiene el estatuto de establecimiento público. Sus actividades son repartidas entre diferentes ubicaciones, cuya principal es la sede François Mitterrand, situada en el barrio de Tolbiac, en el XIII distrito, en la orilla sur de París. Sus colecciones físicas son estimadas en treinta millones de volúmenes pero también es ampliamente conocida por Gallica, su biblioteca digital.

Un decreto del año 1537, que sigue aún en vigor, exige que la Biblioteca Nacional de Francia guarde un ejemplar de todas las obras publicadas en Francia. Actualmente, alberga en total más de 13 millones de libros y 350.000 volúmenes encuadernados de manuscritos, además de colecciones de mapas, monedas, documentos, estampas y registros sonoros

Sus fondos resultaron de la unión de diversas colecciones. La Biblioteca del Rey (Bibliothèque du Roi), fundada en 1368 por el rey Carlos V, biblioteca que contaba con 917 manuscritos, y la Biblioteca de los Duques de Orléans fueron reagrupadas por Francisco I en su residencia real de Fontainebleau, para después ser transferidas a París por Carlos IX. Así fusionadas, y bajo el nombre de Biblioteca Real (Bibliothèque Royal), en 1666 fueron instaladas por Luis XIV en la calle Vivienne y se convirtieron en Biblioteca Nacional (Bibliothèque Nationale) en 1795. Posteriormente se unió a la colección la Biblioteca del Arsenal, que había sido creada en 1757 por Palmy d’Argenson, además de los fondos del conde de Artois, futuro Carlos X, y los archivos de la Bastilla después de la Revolución francesa. (1)

Biblioteca Nacional de Francia
Todos los libros de Alejandro Dumas publicados en Francia se pueden encontrar en las distintas sedes de esta Biblioteca, desde ejemplares tan raros como su Nouvelles contemporaines, que fue el primer libro de prosa escrito por Dumas en 1826 que al no encontrar editor fue financiado por el propio autor y solo logro vender 4 ejemplares; hasta todas las ediciones de El conde de Monte Cristo (1844) que se ha vendido en todo el mundo, traducido en muchos idiomas. De todos los libros publicados de este autor francés,  la sala Richelieu almacena unos 500 volúmenes, la Francois Mitterrand más de 3000 libros y en la Biblioteca del Arsenal unos 1300 ejemplares. También disponen de ediciones de otros países y en otros idiomas, así como libros que se han escrito sobre su vida y su obra literaria.

Una sección muy importante de esta Biblioteca en su sala digital Gallica donde se encuentran digitalizadas 300 obras, casi todas primeras ediciones que están disponibles a los lectores en un formato digital que ayuda a la preservación de estos valiosos libros. Esta parte de la Biblioteca se encuentra en constante expansión y todos los meses se agregan nuevos textos a sus estanterías virtuales.

También están digitalizados todos los periódicos Le Mousquetaire (1854-1856) y Le Monte-Cristo (1857-1862), editados y publicados por Dumas. El primero fue el diario más importante que dirigió y donde publicó en serie novelas tan importantes como El salteador y Los mohicanos de París. El segundo fue un diario de frecuencia semanal, que le permitió compartir de primera mano con sus lectores sus impresiones de viajes por Rusia en 1858. Cada ciudad que visitaba quedaba narrada en manuscritos que enviaba por correo al diario y se publicaban de inmediato, así sus lectores solo demoraban días en seguir las huellas del escritor por las calles de San Petersburgo, Moscú, las estepas rusas, las montañas del Caucaso, y conocer costumbres y  leyendas de esas tierras tan distantes de Francia.


Otro importante lugar de visita en la Biblioteca Nacional de Francia es su Archivo de Manuscritos. Ahí podemos encontrar los originales, y en microfichas para el uso de los lectores, de obras de teatro, guiones de sus puestas en escena, libros escritos por Dumas con su excelente caligrafía, cartas intercambiadas con otros escritores contemporáneos como Víctor Hugo, Emilio Zola, Gérard de Nerval y Théophile Gautier; así como cartas y documentos familiares que ilustran su relación con su hijo Alejandro Dumas, su hija  Marie-Alexandrine y su esposa la actriz Ida Ferrer.

También se guardan publicaciones que aparecieron en Francia después de su muerte en 1870, homenajes, discursos, fotos de su monumento en París y en su natal Villers-Cotterets. Todos expresan la gloria que para la literatura universal fue la obra de Alejandro Dumas padre, como dijo Víctor Hugo:

“Ninguna popularidad de este siglo ha sobrepasado a la de Alejandro Dumas. Sus éxitos son más que éxitos, son triunfos que tienen el brillante sonido de las fanfarrias. El nombre de Alejandro Dumas es más que francés: es europeo, es universal. Su teatro ha sido representado en el mundo entero, sus novelas han sido traducidas a todos los idiomas: Alejandro Dumas es uno de esos hombres que podemos llamar sembradores de la civilización. Purifica y mejora los espíritus con una especie de luminosidad alegre y fuerte. Fecunda las almas, las mentes, las inteligencias. Crea la sed de leer, excava el genio humano y lo siembra. Todas sus obras, tan múltiples, tan variadas, tan eruditas, tan encantadoras, tan vigorosas, emanan la clase de luz propia de Francia”.

Fuente:

(1)   https://es.wikipedia.org/wiki/Biblioteca_Nacional_de_Francia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada